Inicio » Salsas/Dips » Salsa de tomate casera para pizza hecha con tomates naturales
Salsa de tomate casera para pizza

Salsa de tomate casera para pizza hecha con tomates naturales

¡Comparte la Receta con tus amigos!

La salsa de tomate casera es una receta básica que no debe faltar en el recetario de cualquier cocinero que se precie. Se trata de una receta muy versátil. Una vez que aprendas a hacerla, la puedes utilizar para acompañar guisos, un plato de arroz, carnes o pescados. También te puede resultar muy útil para enriquecer algunas de las recetas que tengo publicadas en el blog como la lasaña de berenjenas o las albóndigas de pollo.

Aunque, sin duda el principal motivo por el que la solemos preparar es para utilizar en la pizza. Para realizar una buena pizza, lograr una salsa de consistencia espesa, con un balance entre el sabor del tomate y los condimentos y que quede muy sabrosa es esencial. Sin embargo, muchas veces terminamos comprándola en el supermercado en vez de prepararla nosotros por falta de tiempo.

El problema es que esas salsas compradas suelen tener un bajo porcentaje de tomates e incluir ingredientes que no son nada interesantes para nuestra salud. Entre ellos, un contenido elevado de sal, saborizantes, azúcares añadidos artificialmente. Como el jarabe de maíz alto en fructosa, que suele utilizarse en la industria alimentaria debido a que es más económico que el azúcar.

Por esos motivos, te recomiendo que pruebes esta salsa de tomate casera. Para esta receta es recomendable utilizar tomates ya maduros. Puedes pedir en el mercado que te separen algunos que estén para salsa. Asimismo, utilizar esos tomates que tienes en la heladera desde hace días pensando qué hacer con ellos. También te recomiendo que utilices condimentos como el orégano y el ají molido.

Notarás que quedará más sabrosa que las compradas y es muy fácil de hacer. Además, puedes aprovechar algún momento en el que haya descuentos en el precio de los tomates y preparar más cantidad. De esta manera, una vez que la salsa se haya enfriado, puedes colocar el sobrante en varias bolsas zip de cierre hermético y guardarlas apiladas en la heladera para que se conserven por varios meses. Así, la próxima vez que te apetezca una rica pizza con harina integral o una pizza de berenjenas para la cena, ya tendrás la salsa pronta y todo el proceso resultará más rápido.

Si te gustó y te resultó útil esta receta, te agradecería mucho si te tomaras unos segundos para compartir el enlace en las redes sociales con tus amigos y seguidores.

Detalles de la Receta

Porciones

4 pizzas

Tiempo de Preparación

10 minutos

Tiempo de Cocción

50 minutos

Dificultad

Muy fácil

Ingredientes para la salsa

Ingredientes

  • 2 kg de tomates maduros

  • 2 cebollas

  • 4 dientes de ajo

  • Aceite (cantidad necesaria)

  • 1 cdta. de orégano

  • 1 cdta. de ají molido

  • Sal al gusto

  • Pimienta al gusto

Salsa de tomate casera para pizza
Cómo hacer salsa de tomate casera para pizza

Cómo preparar salsa de tomate para pizza

Instrucciones

  • Lavar bien los tomates. Para pelarlos o escaldarlos, colocar agua hirviendo en un bol, hacer un corte superficial en forma de cruz o “x” en la parte de abajo de los tomates y sumergirlos durante 30 segundos.
  • Luego pasarlos a un bol con agua bien fría o con unos cubos de hielo. El contraste entre el calor y el frío es lo que ayudará a que la piel o cáscara del tomate se desprenda con mayor facilidad.
  • Quitar la cáscara con la ayuda de un cuchillo. Una vez pelados, retirar el cabito y cortar los tomates de forma grosera (en trozos grandes). Cortar los dientes de ajo en trozos medianos.
  • Colocar los trozos de tomate en el vaso de la licuadora junto con los trozos de ajo y licuar durante aproximadamente un minuto. Pasar el tomate licuado a una olla.
  • Saltear la cebolla en un poco de aceite hasta que notemos que está transparente.
  • Luego, agregar la cebolla al tomate licuado y cocinar a fuego medio en una hornalla. Revolver cada tanto para evitar que se pegue al fondo de la olla y no se queme.
  • Condimentar con sal, pimienta al gusto y agregar las cucharaditas de orégano y ají molido.
  • Cocinar durante 35 a 45 minutos aproximadamente hasta que observemos una consistencia deseada para la pizza.
  • Si te sobra salsa, esperar a que enfríe, colocarla en una bolsa zip de cierre hermético y llevar al freezer. Puedes conservarla por varios meses.
Por favor espera...

Deja un comentario en la receta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

* Este campo es obligatorio