Granola casera con Miel

Granola casera con Miel
Te propongo realizar una granola casera con miel, perfecta para el desayuno y muy fácil de realizar. La granola es una mezcla de cereales, que generalmente incluye copos de avena y otros frutos secos como los maníes y las nueces, con una base de miel y aceite que se cocinan hasta que la avena quede tostada y crujiente. Aunque se trata de una receta que puedes modificar según tu gusto y el de tu familia e incluir otros frutos secos como pueden ser las almendras, las nueces de pecán, las castañas de cajú, las avellanas o los pistachos.

Así mismo, si no te gustan las pasas de uvas puedes reemplazarlas por ciruelas pasas, ananá o mango deshidratado, algunos orejones de damascos o incluso por pasas de arándanos. En cuanto a las semillas puedes utilizar semillas de lino, de chía o semillas de calabaza como alternativas al girasol y el sésamo que son los que utilicé en esta receta.
Como verán las variantes son casi infinitas lo cual nos permite realizarla con lo que tengamos más a mano en casa o con los productos que sean más económicos. Al realizar la granola casera, no solo podemos personalizar los ingredientes, algo que no es posible con la granola comprada, sino que también nos resulta más económica que ésta última y podemos aseguraremos de la calidad de los ingredientes, evitando así agregados comerciales y aditivos.

Ésta es una versión más rápida y sin horno, ya que muchas veces por no encender el horno solo para eso dejamos de hacerla, por lo que no hay excusas para no animarse a prepararla.
Un alimento con un alto contenido proteico y energético que es ideal para servir en un desayuno con frutas picadas y yogur, como bocadillo a media mañana o media tarde, como postre no dejen de probarla espolvoreada sobre unas bochas de helado y después nos dejan sus comentarios. Si les gustó y les resultó útil, te agradecería si pudieras compartir la receta con tus amigos y seguidores en las redes sociales.

Ingredientes para la Granola casera con Miel

– 4 tazas de avena laminada
– ½ taza de maníes repelados
– 1 taza de cereal sin azúcar
– ½ taza de semillas de girasol
– 1 taza de arroz soplado
– 4 cdas. de semillas de sésamo integral
– ½ taza de coco rallado
– ½ taza de pasas de uvas
– 6 cdas. de miel
– 3 cdas. de aceite vegetal

Preparación de la Granola casera con Miel

1) En un bol pequeño colocar la miel y el aceite, tratar de emulsionarlos y reservar.
2) Colocar la avena en una cacerola junto con la ½ taza de maníes y las semillas de girasol. Llevar a fuego medio moviendo con cuchara de madera la mezcla para que se caliente en forma pareja.
3) Luego, volcar sobre la avena la emulsión de miel y aceite, mezclar bien y no dejar de mover para que no se queme. Esto nos va a llevar unos minutos hasta que dore y se note que la avena está bien suelta. Eso significa que absorbió bien la miel que se le agregó.

4) Incorporar las semillas de sésamo y mover la preparación unos segundos más. Posteriormente, retirar del fuego.
5) Agregar el coco rallado, las pasas de uva, los cereales sin azúcar, el arroz soplado y mezclar.
6) Colocar en una fuente y dejar hasta enfriar.
7) Se guarda en recipiente de vidrio, si es de boca ancha mejor, porque queda más fácil para usar.

¿Sabías qué…?

La granola fue inventada aproximadamente en el año 1860 por el Dr. James Caleb Jackson en la ciudad de Nueva York y su primer nombre fue Granula. Con el tiempo la receta fue modificándose para convertirse en una mezcla de avena tostada al horno, con la adición de frutos secos, semillas, pasas y miel.
El alimento no fue muy atractivo para las masas, sin embargo, llamó la atención del Dr. John Kellogg quién creó una mezcla de cereales muy similar a la que también denominó Granula, Jackson lo demandó y Kellogg se vio obligado a modificar la “u” por la “o” quedando así como Granola. Para el año 1889 él estaba vendiendo toneladas de este alimento por semana.

Granola casera con Miel
4.7 (93.33%) 3 votes