Lechón a la Parrilla

lechon a la parrilla
Asar un Lechón a la parrilla claramente tiene sus secretos y discusiones. Lo ideal es conseguir un lechón de campo, criado de forma natural; esto lo puedes consultar con tu carnicero o quién te consiga el lechón.
El lechón es el nombre que le damos a los cerdos jóvenes, los cuáles todavía se encuentran en el período de lactancia, su carne es muy tierna y sabrosa, uno de los tantos motivos de su popularidad.

Hay quiénes lo colocan directamente en la parilla, también están los que lo van adobando a medida que se está cocinando. Hoy te traigo una de las tantas variantes que existen para prepararlo, adobándolo la noche anterior para que tome sabor, esto no quiere decir que sea la mejor forma ni que sea incorrecta, tú puedes personalizar la receta de la forma que más te guste. Realizar un Lechón a la parrilla no es algo sencillo pero hay que animarse, lleva un buen tiempo, alrededor de unas seis horas, pero es un plato riquísimo y una vez que está hecho es realmente reconfortante. Les dejo el paso a paso y la receta completa, espero la puedan realizar y disfruten este platillo.

Ingredientes

– 1 lechón de 8-10 kg (tamaño bastante común en algunos países, aunque el tamaño del lechón a adquirir dependerá de cuántos comensales acudan a la comida)
– ½ taza de adobo seco
– 2 cabezas de ajos picadas
– 1 taza de agua tibia
– ½ taza de vinagre
– 1 cda. de sal
– 1/2 cda. pimienta molida
– ¾ taza de aceite
– Sal (cantidad necesaria)

Preparación del Lechón a la parrilla

1) Comenzar por unir los todos ingredientes para el adobo, utilizar solo la cucharada de sal.
2) Colocar el lechón en una fuente que podamos llevar al refrigerador.
3) Luego sale el interior y un poco más del lado de la piel, también hacer lo mismo con el adobo preparado.
4) Dejar macerar por espacio de 6 a 12 horas para que tome sabor.
5) Colocar el lechón con la parte de las costillas hacia el calor de la parrilla a una distancia de unos 20 o 25 cm. Colocar las brasas alrededor del lechón, dejando la parte central sin brasas. Dejar asar por unas 3 horas.
6) Dar vuelta el lechón y cocinarlo por unas 2 horas más, debe quedar tostado y una piel crujiente sin dejarlo quemar.

7) Pasado éste tiempo estará listo para comer.
8) Se notará que está listo porque al tomar cualquiera de sus extremidades, se desprenderá casi sola del hueso.
9) Retirar el lechón delicadamente de la parrilla o cortar en trozos allí mismo.
10) Se puede servir enseguida, pero también es una buena opción comerlo frío al otro día acompañado de alguna fresca Ensalada de Apio, Manzana y Palmitos

Lechón a la Parrilla
4.25 (85%) 8 votes